miércoles, 28 de septiembre de 2011

Crónica de un claustro no anunciado: NO al plan Refuerza. Programa Retuerza el pescuezo a un parao.

Claustro, encierro, encerrona, encerrado.

¿15 días? ¿He oído 15 días? ¿O tal vez, eran 10? Menos mal, oye, no hace falta que lo decidamos hoy, me dije.
Como si eso sirviera de algo, un rato después me vi bochornosamente con la mano alzada votando sí: seguro que hasta levanté la derecha mientras mandaba a un parado a ganar lo suficiente para pagarse el abonotransporte.

Ante todo, mucha calma.

En quince días hay que darle el "sí quiero" a la Figar y su plan refuerza.

Pues bien, retomemos el vamos a dejarla plantada.
Recordé, en medio de una pesadilla, cómo un compañero analizaba las cuentas que la Figar había echado para financiar su plan: a 30 euritos la hora de plan. A repartir entre la empresa intemediaria, su asesoría administrativa, las cuotas a la seguridad social y el plus de transporte, este último es en realidad el sueldo, no da para más, me explicó la Figar repanchingada desde la tele en aquel desayuno fatídico. Se le vio la patita por debajo de la puerta. ¡A hablar con tu confesor, guapa, que a este paso nos das las campanadas desde la Puerta del Sol en telemadrid!

Por un puñado de dólares se me quedó clavada en la amigdala. Ya se dijo allí con bastante claridad: migajas. Y yo pensando en que no se lo llevaran los otros y estaba vendiendo mi silencio, traicionando mi propia voz.
¡Que no! ¡Que ya está bien de intromisiones! ¡Que esta no es más que una de tantas!
¡Qué lucidez! Mañana nos quitan Muface o las guardias y nos mandan un servicio de a 30 euros la guardia. La sucesión de mayorías absolutas es directamente proporcional a la frecuencia con que te disparan por la espalda.¡Pero qué has hecho, Lucía, quién se va a fiar de ti ahora!

Me asombra un poco la lealtad institucional, esperemos acontecimientos a la egipcia.

Y encima un montón de profes dispuestos a cooperar por la dignidad de otros. Esto es solo el comienzo.

¡Ah! Y si seguís dudando del sentido de vuestro voto, volved a verla y me contáis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario